Anteriormente la excavación era la única herramienta con que contaba el arqueólogo para hallar estructuras arqueologías sepultadas, en la actualidad la prospección geofísica ha tenido un importante desarrollo y es cada vez más común su aplicación en proyectos arqueológicos. La razón es simple, se trata de métodos no invasivos y no destructivos que pueden proporcionar información pertinente sin que los objetivos sean perturbados permitiendo evaluar el potencial de una zona antes de iniciar la excavación, con el beneficio de reducir costos y ayudar a planificar la posterior intervención ya que es posible disponer de un mapa bien detallado de las posibles estructuras conservadas del asentamiento.

Técnicas de Exploración


2

Radar de Penetracion Terrestre


3

Perfilaje Electromagnético


Aplicaciones

 Caracterización de espesores litológicos
 Detección de cavidades
 Exploración minera somera
 Localización de fallas y fracturas
 Cartografía subterránea y localización de objetos enterrados
 Localización de Infraestructura eléctrica y sanitaria
 Identificación de objetivos forenses