El método gravimétrico fue la primera técnica geofísica utilizada para la exploración de hidrocarburos. Consiste en la medición de las pequeñas variaciones en el campo de gravedad terrestre, como consecuencia de las distribuciones de masa presentes en el subsuelo (deficiencias y/o excesos de densidad).

Las variaciones son tan pequeñas que es necesario el uso de instrumentos de registro de alta precisión capaces de mapear las variaciones del campo, punto a punto sobre la superficie terrestre llamados gravímetros.


potencial1

Fuente: Natural
Modalidad Terrestre

La prospección gravimétrica es el método por el cual se analizan los cambios del campo gravitacional generados por los diferentes materiales de la Tierra, que al ser comparadas con la gravedad normal y después de aplicar las correcciones necesarias (mareas, deriva del instrumento, latitud, altura), dan lugar a anomalías gravimétricas. La unidad fundamental en el sistema CGS es el Gal.
Una correcta interpretación de las anomalías puede servir para detectar variaciones verticales y laterales de la densidad de las rocas, que puedan definir el comportamiento del subsuelo.