El método sísmico de refracción se desarrolló en la década de los 50´s y fue muy empleado en la industria petrolera antes de las innovaciones tecnológicas alcanzadas por los métodos de reflexión.
Sin embargo este método tiene grandes ventajas de aplicación, en sitios donde las discontinuidades o cambios de formación están muy próximos a la superficie. La propiedad física a medir en los métodos sísmicos es la velocidad de propagación de las ondas que viajan a través del suelo.


sismico

Profundidad: 5 a 40 m
Fuente: Artificial
Modalidad Terrestre

El resultado final es una sección distancia-tiempo en la que se resaltan las diferentes estructuras en el subsuelo, que sirven de reflectores sísmicos. Para obtener una sección confiable se tienen que identificar los tipos de ondas de interés del resto de las señales recuperadas con los geófonos. Las reflexiones de las ondas de compresión se producen en las interfaces del subsuelo donde existe suficiente contraste en los valores de impedancia acústica.


Durante el procesamiento se suman los registros que tienen ese punto reflector común y de esta manera se busca mejorar la señal/ruido. Para garantizar una buena sección sísmica de reflexión, el diseño de adquisición es cuidadosamente planeado y los datos son seleccionados y filtrados. La campaña para la adquisición de datos está en función de las características geológicas y/o el objetivo a resolver. El número de canales, su espaciamiento, offset y tipo de fuente deben ser considerados para cada sitio a estudiar.





La sección debe ser interpretada sin ninguna ambigüedad, considerando las pertinentes interpretaciones geológicas. Es muy importante la obtención de secciones distancia-profundidad a partir de la sección sísmica distancia-tiempo, debido a que el proceso de los datos puede generar reflexiones que no correspondan a la geología.